Vincúlate aquí

ENG

Impacto de incentivos y subsidios en el agro

 >  Ecosistemas  > 

 > Impacto de incentivos y subsidios en el agro
Ecosistema de 1133

Un estudio de la Universidad Nacional de Colombia indica que los incentivos y beneficios para el sector agrícola, cuyas inversiones se calculan en 1 billón de pesos, permitieron que los productores del sector no resultaran tan perjudicados durante la pandemia y se registrara un crecimiento en este segmento del 2,8 % en 2020. 

El informe señala que entre las medidas que favorecieron a los agricultores del país se encuentran: el subsidio de 50 % en la prima de servicios para trabajadores formalizados; el subsidio a la producción, que permitió el transporte de algunos productos para su comercialización; la reducción de aranceles en la importación de insumos; el subsidio al capital para la adquisición de maquinaria; y el fortalecimiento de la infraestructura.

La investigación permitió conocer cuáles eran los cultivos, dónde estaban ubicados, sus tamaños y sus costos. Entre los sectores más representativos se identificaron el de arroz, con el 9 % de la producción agrícola del país, la yuca con el 5 %, el maíz con 4 %, la papa con 4 % y el ganado, que cuenta con una participación del 18 %.

La profesora Dora Elena Jiménez, una de las autoras de la investigación, afirma que “los cultivos más importantes para el país están en pequeñas y medianas unidades agrícolas, que representan casi el 70 % de la producción”. 

En el caso de la yuca, el estudio indica que el 89 % de la producción está en manos de pequeños y medianos agricultores que tienen menos de 5 hectáreas de extensión. Para el caso del maíz ellos representan el 78 % de la producción, en arroz son el 63 % y en ganado el 46%.

“El 55,9 % de las parcelas son de subsistencia, eso quiere decir que los campesinos dedican al menos 1 hectárea de su terreno a cultivos para su propia subsistencia”, destacó la docente.

En medio de la pandemia muchos hogares redujeron su gasto en alimentos, situación que se tradujo en un exceso de producto y una reducción del precio de alimentos como papa, yuca y arroz.

Sin embargo, los incentivos económicos otorgados por el Gobierno Nacional permitieron que incrementará en más del 10 % la producción del sector agrícola, se aumentará la demanda de trabajo y se mantuviera el consumo de hogares rurales en Colombia.