Vincúlate aquí

ENG

EPOC y fibrosis, las mayores causas de trasplantes de pulmón en Colombia

 >  Ecosistemas  > 

 > EPOC y fibrosis, las mayores causas de trasplantes de pulmón en Colombia
Ecosistema de 1134

No obstante, cualquier paciente con enfermedad respiratoria en condición terminal, que ya no responde a los fármacos ni a procesos de rehabilitación, puede ser candidato al trasplante pulmonar, un procedimiento que aumenta cada año en el mundo, al pasar de entre 4.500 y 4.800 en 2018 a cerca de 5.000 en 2020.

Así lo afirma el doctor Fabio Andrés Varón, médico cirujano de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), director de Cuidado Intensivo y jefe del Servicio de Trasplante Pulmonar en las fundaciones Neumológica Colombiana y Cardioinfantil, quien afirma que “en la actualidad todos los colombianos candidatos a trasplantes pueden tener acceso a dicho procedimiento, ya que este es cubierto por las empresas prestadoras de salud”.

“Cuando el especialista identifica a un paciente en estas condiciones lo remite al programa de trasplantes, donde se toma la decisión sobre la factibilidad de desarrollar el procedimiento”, detalla el docente.

El especialista, invitado a la nueva sección de “Egresados destacados” del programa #SaludUNALcontigo, de la Facultad de Medicina de la UNAL, considera que “los pacientes tienen mayores posibilidades de trasplantes, aunque se requiere que las entidades fortalezcan las etapas de diagnóstico y tratamiento e identificar oportunamente a los pacientes que se pueden beneficiar de esta cirugía”.

En general, la población que se trasplanta está entre los 18 y 60 años, que es el rango de edad en que las personas se pueden reincorporar a su actividad laboral, familiar y social.

El doctor Varón, quien además es médico internista y especialista en medicina crítica y cuidado intensivo de la Universidad de La Sabana, asegura que “en Colombia el trasplante pulmonar se realiza con muy buenos resultados, a pesar de las limitaciones por la falta de atención especializada al donante y las dificultades para ‘rescatar’ órganos donados en ciudades intermedias, por ejemplo”.

“Tenemos un recurso humano entrenado para desarrollar todo este proceso, no solo médico (terapia, fisioterapia, enfermería), sino todo un trabajo interdisciplinario básico; y aunque en el sistema de salud existen grandes debilidades, una de las áreas que muestra muy buenos resultados es la de trasplantes”.

Se pierden donantes por COVID-19

Señala además que “aunque la cultura de la donación para este tipo de procedimientos ha mejorado, ni en Colombia ni en Latinoamérica es óptima, a lo cual se suma el impacto generado por la pandemia, ya que en potenciales donantes que dan positivo para COVID-19 no se pueden rescatar estos órganos”.

“Además, la falta de atención especializada para los pacientes que pueden ser donantes hace que hasta un 80 % de los órganos se pierdan en esta etapa de cuidado”.

“También existe el mito sobre el tráfico de órganos. En las películas muestran que se puede extraer un órgano y después trasplantarlo, y eso es falso, pues existe toda una tecnología que no permite la posibilidad de que se presente este tipo de situaciones, y las instituciones médicas certifican la transparencia en los procedimientos”.

“Otro mito es que las personas trasplantadas de pulmón no viven más de cinco años, y eso tampoco es cierto; aquellos que sobreviven el primer año tienen una media de sobrevida de un poco más de 10 años, muy similar a los de hígado y de corazón. A los 10,2 años, el 50 % de las personas trasplantadas están bien; cuando el trasplante es de un solo pulmón, la sobrevida es cercana a los 6,5 años”.

“Las reglas para los donantes también han cambiado, pues hace algunas décadas se pensaban que estos solo podían ser personas que no habían sufrido un trauma craneoencefálico, mientras ahora se admiten donantes con otras patologías, como antecedentes diabéticos, de hipertensión o haber sido fumadores de determinada cantidad de cigarrillos. Cada día somos más flexibles para no limitar el crecimiento de programas de trasplantes”.

En general, la invitación del doctor Varón es a que “si consideramos que podemos ser donantes lo hablemos con nuestras familias, para ayudar a más gente. “Se hace gran esfuerzo tratando de que las personas entiendan que donar órganos cambia vidas”, concluye el docente.

Conoce más proyectos y contacta a los investigadores a través del sitio web de la División de Extensión sede Bogotá o mediante el correo deb_bog@unal.edu.co.

Fuentes: 

  • Contenido elaborado por fin/BPG/LOF/LOF, el 01 de marzo de 2022 en la Agencia de Noticias de la Universidad Nacional de Colombia. Consulta los detalles en este enlace.
  • Foto de portada: Comprobación de rayos X, freepik, Licencia gratis para uso personal o comercial con atribución.

Contenido cortesía de: